Tratamiento de hemorroides sangrantes

Tratamiento de hemorroides sangrantes « Curar Hemorroides

top

Comparte tu experiencia con otras personas

< Tratamiento de hemorroides para mujeres embarazadas

Métodos sencillos para curar hemorroides >



12 de abril de 2012

Tratamiento de hemorroides sangrantes

A veces, las hemorroides producen sangrado. Este fenómeno suele producirse cuando las hemorroides internas se agrandan y sobresalen hacia el exterior, convirtiéndose en hemorroides prolapsadas. En estos casos, es normal que se formen coágulos de sangre.

Trombosis es el término utilizado para las hemorroides externas prolapsadas con coágulos de sangre, que pueden volverse púrpuras e incluso azules, y a menudo generar hemorragias. A pesar de su apariencia atemorizante, no representan un peligro real y generalmente se van por sí solas en una semana, sin necesidad de intervención médica.

Las hemorroides internas se localizan en el interior del ano. Por lo general, no son dolorosas, simplemente porque en el interior del ano no existen nervios sensibles al dolor. La única forma en que puedes percibirlas es cuando notas sangrado luego de la deposición. Al igual que las hemorroides externas, las hemorroides internas pueden prolapsar y expandirse en el esfínter. A diferencia de las hemorroides internas más pequeñas, éstas hemorroides internas expandidas pueden ser muy incómodas. En cualquier caso, debes iniciar un tratamiento de hemorroides sangrantes adecuado.

El sangrado de las hemorroides puede tratarse fácilmente con frío. Toma un poco de hielo y llena una compresa con él. Una vez que la compresa esté llena, aplícala sobre las hemorroides sangrantes para ayudar a que la fisura coagule y se detenga la hemorragia. Éste es uno de los tratamientos de hemorroides sangrantes hogareños más fáciles de desarrollar.

Para las hemorroides internas que sangran, un baño ribio de asiento puede ser la solución más rápida posible. Necesitarás una bañera y agua tibia. Luego, sumérgete procurando que el área rectal permanezca bajo el agua durante algunos minutos. El agua tibia correrá a través del recto remojando las fisuras rectales internas y deteniendo el sangrado.

El limón y la miel mezclados funcionan muy bien a la hora de detener el sangrado hemorroidal. Esto se debe a que el limón y la miel fortalecen los vasos sanguíneos. Hazlo todos los días tres veces a la semana para obtener resultados. Las cáscaras de limón también son ricas en sustancias que pueden ayudar a detener el sangrado. Hierve las cáscaras de limón en agua caliente. Espera que el agua se enfríe para que su temperatura sea más tolerable y bébela. Hazlo al menos una vez al día para detener el sangrado hemorroidal.

Algunas hierbas pueden ser utilizadas como supusitorios para ayudar a aliviar las hemorroides. El ajo y la cebolla están entre est tipo de remedios herbales. Conviértelos en supositorios retirando la piel que los cubre. Córtalos en pequeños pedazos y colócalos dentro del ano hasta que queden completamente en el interior. Es un método económico y libre de riesgos para curar hemorroides sangrantes.

Estos tratamientos de hemorroides sangrantes suelen estar al alcance de cualquier persona que padezca hemorroides, sean sangrantes o no. Siempre ten en cuenta que estos tratamientos son más efectivos mientras menor sea el tiempo entre el inicio del sangrado y su aplicación.

Coméntalo >

Publicado en: Tratamientos de Hemorroides

No hay comentarios

Dejar un comentario

abajo

Formas de Pago
y envío

Cómpralo ahora y recíbelo mañana

Gastos de envío GRATIS

Quiero comprarlo ahora Quiero comprarlo ahora
 bottom