tratamiento contra hemorroides « Curar Hemorroides

top

¿Quieres librarte de las hemorroides?

¡Con Argile Verte Cattier puedes!

Producto homeopático sin contraindicaciones: Arcilla verde 100% natural,
importada del norte de Francia, sin químicos y muy fácil de usar:
Se aplica directamente sobre la hemorroide.
comprar ahora¡Envío en 24 hrs GRATIS!

¡En sólo 3 pasos!

  • 1. Aplica una capa gruesa sobre la hemorroide.
  • 2. Déjala secar durante 10 minutos.
  • 3. Aclara con agua tibia y sécate la piel.
  • Reduce el hinchazón y calma tu dolor
  •   Refresca inmediatamente
  • Regenera la piel alrededor de la hemorroide
  • ¡Mejora tu calidad de vida!

Comparte tu experiencia con otras personas

21 de noviembre de 2010

¿Las hemorroides se curan solas?

Quienes padecen hemorroides por primera vez suelen preguntarse si esta afección eventualmente desaparece por sí sola. Lamentablemente, curar las hemorroides requiere algo más que tiempo, y en la gran mayoría de los casos no es alo que se resuelve por sí mismo.

La primera acción debería ser prestar atención a los motivos que han llevado a la aparición de hemorroides.

¿Cuáles son los factores que llevan a su aparición? El primero de ellos, y bastante usual, es la ingesta insuficiente de agua, que ocasiona deshidratación. El estreñimiento asociado a dicha deshidratación es motivado por las heces secas y compactas que son difíciles de procesar, lo que favorece el surgimiento de hemorroides.

Otro factor importante son los hábitos desaconsejables en el baño. Quienes sufren de tránsito lento o no evacuan heces al sentir la necesidad, generan presión sobre las venas en el recto, desarrollando hemorroides, que son un abultamiento de las venas. El exceso de peso causa una presión adicional sobre el suelo pélvico que, naturalmente, aumenta la presión sobre las venas del recto, lo que hará que se expanda y aparezcan hemorroides.

También la falta de fibra natural en la dieta y el estilo de vida sedentario llevan a un flujo de sangre insuficiente, que desencadena las hemorroides.

Una vez analizados los factores que causan las hemorroides, la respuesta a si pueden curarse solas es un rotundo no.

Va a tener que poner algo de su parte para que esto ocurra. Debe cambiar algo para curar sus hemorroides.

¿Perder peso ayudará a ello? Sin duda. Al comenzar a hacer ejercicio aumentará el flujo de sangre a todas las partes del cuerpo, eliminando toxinas y grasas adicionales.

Incorporar comidas altas en fibra, alimentos como frutas y verduras, y beber más agua, ayudará a que las heces sean más suaves y fáciles de evacuar. Obviamente no habrá estreñimiento y eliminará un claro factor de riesgo.

Publicado en: estreñimiento, Hemorroides | Coméntalo >


16 de noviembre de 2010

Diferencias entre hemorroides y abscesos anales

Los abscesos anales son un problema de salud muy desagradable que se prestan a fácil confusión con las hemorroides.

Para ser precisos, son una retención de pus en el área del ano o recto que tiende a presentarse en el canal rectal, aproximadamente en la misma área que las hemorroides internas.

Los abscesos anales aparecen en los tejidos blandos que rodean los esfínteres, donde se dan las hemorroides externas. La confusión se produce debido a su ubicación y sintomatología similar. Ambos se caracterizan por ser bultos dolorosos en una zona particularmente sensible, y a menudo surgen en relación a problemas de salud como estreñimiento o trastornos gastrointestinales. La principal diferencia radica en que los abscesos anales representan un problema de salud mucho más grave que las hemorroides.

Afortunadamente, los abscesos anales presentan algunos síntomas claros que pueden facilitar a diferenciarlos. Si bien tanto las hemorroides como estos se manifiestan como una protuberancia inflamada, hipersensible y cercana a la abertura anal, los abscesos anales suelen ser mucho más dolorosos.

Además, los abscesos anales ofrecen a menudo el estreñimiento relacionado con el dolor, secreción de pus, dolor abdominal extremo asociado con las deposiciones, dolor al cambiar de posición y fatiga constante. Los síntomas de abscesos anales de alto riesgo incluyen fiebre alta, sudoración nocturna, escalofríos, vómitos persistentes y completa incapacidad de deposición. Estos síntomas pueden indicar que el absceso ha irrumpido en el interior del cuerpo, dando lugar a una infección sistémica. Si usted experimenta cualquiera de estos síntomas de alto riesgo, debe dirigirse de inmediato a una sala de emergencias.

Sumado a ello, los abscesos anales son causados por una variedad de problemas. En la mayoría de los casos, una de las glándulas cerca de la abertura anal se bloquea por material extraño. Cuando se bloquea, empieza a llenarse de pus, que no es otra cosa que bacterias muertas y células inmunes. Los abscesos anales también pueden provenir de fisuras anales infectadas, trastornos intestinales (como la enfermedad de Crohn y divertículos), e incluso hemorroides infectadas. Las causas indirectas incluyen la diabetes, el SIDA / VIH o un régimen continuo de medicamentos supresores inmunes, tales como la leucemia.

Los abscesos anales siempre deben ser tratados por un médico. Pueden ser necesarios análisis de sangre y orina, inspección física y estudios de imagen para diagnosticar el tipo exacto de absceso que padece. Incluso si el absceso hace eclosión por sí mismo, de no ser tratado adecuadamente, tiende a repetirse. Un cirujano debe abrir el absceso, drenarlo, y cubrirlo con material antibacteriano por unos días. Se deja expuesto para su cura, en lugar de ser cosido. En caso de ser cerrado, podría generarse nuevamente y dar lugar a un nuevo absceso.

El tratamiento en tiempo y forma de los abscesos anales conduce a su pronta recuperación. Incluso pueden ser tratados de manera ambulatoria con antibióticos, analgésicos y ablandadores de heces para mantener a raya la infección, aliviando los síntomas.

Una buena higiene, incluyendo la limpieza con paños hidratados y baños de asiento, colabora a la recuperación rápida y total.

En caso de no tomar las medidas necesarias para solucionar la afección, pueden presentarse complicaciones innecesarias como trauma, dolor, infección sistémica y daños permanentes.

Publicado en: Hemorroides | 2 comentarios >


31 de julio de 2010

Hemorroides como enfermedad laboral en conductores de camiones y transporte público

Frecuentemente se asocia las hemorroides con profesiones que demandan pasar mucho tiempo sentado. Esto, sin ser una regla general, se aplica sobremanera a los conductores de servicios de transporte público, camiones, etc., y eso es correcto, se trata de una enfermedad ocupacional que deriva de sus condiciones de trabajo, pero si toman medidas para tratarlas, estas mejorarán significativamente.

Permanecer sentado por largas horas crea una presión continua en el área rectal. Esto puede ocasionar una baja circulación y coágulos en el recto, derivando en el desarrollo de hemorroides. A esto muchas veces se suma una dieta pobre en fibras, la cual lleva a la constipación y sobrecarga intestinal, la mayor causa de hemorroides.

Consejos para evitar o mejorar las hemorroides:

1. No fuerce un movimiento intestinal. Si no siente la necesidad, abandone el baño y espere a que sea algo espontáneo.
2. Use toallas húmedas para evitar la irritación del área anal.
3. De ser posible, realice “baños sitz.” Estos se realizan colocando una bacinilla plástica sobre el bidet para sumergir el área rectal en agua caliente. El remojo por 10 ó 20 minutos varias veces al día calmará las hemorroides y relajará los músculos.
4. Coloque un paquete de hielo en el área anal, o un gel helado. Son más efectivos y fáciles de emplear que el hielo común. Emplearlos tras el “baño sitz” es particularmente efectivo. El frío contribuye a encoger las hemorroides y aliviar la picazón.
5. Utilice cremas humectantes. Calman la picazón y ardor.
6. Beba ocho o diez vasos de agua al día.
7. Emplee un laxante suave si necesita ayuda adicional. No combine laxantes con aceites minerales o lubricantes. Los laxantes pueden incrementar la absorción y toxicidad del aceite mineral, ocasionando inflamación en el hígado, bazo y los ganglios linfáticos.
8. Contribuya a aliviar su tracto digestivo con hierbas medicinales que reducen el ardor, picazón y sangrado de las hemorroides internas.
9. Use un enema para quitar impurezas y bacterias del recto.
10. Coma en horarios regulares todos los días para regular su sistema digestivo.
11. Elija comidas con alto contenido en fibras, pero bajas en carbohidratos y grasas. Evite los restaurantes de comida rápida y alimentos ricos en sodio.
12. Cuando realice una parada, camine y estire las extremidades.

Publicado en: Consejos sobre hemorroides, Prevencion de Hemorroides | Coméntalo >


abajo

Formas de Pago
y envío

Cómpralo ahora y recíbelo mañana

Gastos de envío GRATIS

Quiero comprarlo ahora Quiero comprarlo ahora
 bottom