hemorroides trombosadas « Curar Hemorroides

top

¿Quieres librarte de las hemorroides?

¡Con Argile Verte Cattier puedes!

Producto homeopático sin contraindicaciones: Arcilla verde 100% natural,
importada del norte de Francia, sin químicos y muy fácil de usar:
Se aplica directamente sobre la hemorroide.
comprar ahora¡Envío en 24 hrs GRATIS!

¡En sólo 3 pasos!

  • 1. Aplica una capa gruesa sobre la hemorroide.
  • 2. Déjala secar durante 10 minutos.
  • 3. Aclara con agua tibia y sécate la piel.
  • Reduce el hinchazón y calma tu dolor
  •   Refresca inmediatamente
  • Regenera la piel alrededor de la hemorroide
  • ¡Mejora tu calidad de vida!

Comparte tu experiencia con otras personas

18 de febrero de 2012

¿Qué son las hemorroides trombosadas?

Las hemorroides trombosadas son aquellas que presentan coágulos de sangre. La mayoría de las hemorroides de este tipo son púrpuras o azules, y tienen un aspecto realmente aterrador. Además, son muy dolorosas. A menudo pueden dar lugar a hemorragias. A pesar de todo, es posible tratarlas de tal manera que se vayan en cuestión de semanas.

Por el dolor que generan, en la mayoría de los casos puede ser conveniente tomar analgésicos. A pesar de que a veces es posible reducirlas a través de métodos naturales, muchos eligen la opción de removerlas a través de cirugía. Este tipo de hemorroides son la principal causa de sangrado anal. En la mayoría de los casos, esta condición no reviste peligro, pero siempre que se sufren hemorragias anales es necesario consultar a un médico. A veces, el sangrado puede ser síntoma de una afección más grave. Muchas personas con sangrado anal acuden al médico esperando un diagnóstico de hemorroides, y terminan descubriendo que se trata de cáncer anorrectal o alguna otra enfermedad que implique riesgo de muerte.

En el caso de que tengas hemorroides trombosadas, sentirás dolor al sentarte, al estar de pie, al caminar y al realizar una deposición. La mayoría de la gente no soporta el dolor y decide someterse a una intervención quirúrgica para curar hemorroides. Otros, que sí pueden manejar el dolor extremo, apelan a medidas naturales para tratar el problema por sus propios medios. Si no atacas el problema a tiempo, la condición se agravará.

Una forma de evitar que las hemorroides se trombosen es reduciendo la hinchazón. Si remojas tu zona anal dos o tres veces al día en agua tibia, verás cómo las hemorroides se empequeñecen drásticamente. Reducir la hinchazón implica normalizar el flujo sanguíneo, reduciendo la probabilidad de que se formen coágulos.

Otra forma de evitar las hemorroides trombosadas es consumiendo mucha fibra. La fibra suaviza la consistencia de las heces y te ayudará a reducir el esfuerzo durante la deposición. Come muchas frutas y vegetales. La alimentación tiene una gran incidencia en cualquier tratamiento de hemorroides. Por lo tanto, si comes mucha fibra reducirás la probabilidad de contraerlas. Pero si prefieres ingerir comidas procesadas, entonces serás más propenso a desarrollarlas.

También debes procurar tomar mucho líquido. Si no bebes suficiente agua, contraerás estreñimiento, lo cual te llevará a tener que realizar más esfuerzo durante la deposición, provocando hinchazón en las venas del recto.

Consumir mucho líquido y alimentos ricos en fibra es la mejor manera de prevenir las hemorroides.

Publicado en: Consejos sobre hemorroides | Coméntalo >


11 de febrero de 2012

Reconocer los síntomas de las hemorroides antes de que sea demasiado tarde

Uno de los síntomas más visibles de hemorroides, tanto internas como externas, es la aparición de sangre sobre las heces o el papel sanitario, además de la incomodidad. Esta sensación no necesariamente viene acompañada por dolor. Sin embargo, si la hemorroide sale al exterior del ano, algo que se conoce como hemorroide saliente, entonces también habrá dolor e irritación. En la mayoría de los casos, el período de sangrado es breve.

El picor y la irritación también están entre los síntomas de las hemorroides. El picor, por lo general, es el resultado de la descarga de mucosa anal asociada con esta afección. Esta descarga irrita la sensible piel de la región anal, causando el picor. Utilizar productos de higiene personal como jabones o perfumes puede ocasionar irritación. El dolor es más común en las hemorroides externas como consecuencia de la inflamación y/o de la hinchazón en la zona del recto. De todos los síntomas de hemorroides, el dolor es el más indeseable. La hinchazón vuelve incómodo el hecho de sentarse o tener una deposición.

Cuando las hemorroides se hinchan y se extienden más allá del ano, hablamos de hemorroides prolapsadas. Se trata de una simple protrusión de la hemorroide interna a través del ano. En estos casos, las hemorroides se pueden ver y sentir; a veces, es posible volver a empujarlas suavemente al interior. Cuando esto no es posible, la hemorroide tenderá a quedarse atrapada fuera del ano, agravando el problema. Si esto sucede, debes consultar a tu médico.

Otro síntoma de hemorroides son las hemorroides trombosadas. Esta condición suele ser muy dolorosa. Las hemorroides trombosadas ocurren cuando se desarrolla un coágulo de sangre en una hemorroide externa. Como consecuencia, la hemorroide se vuelve más grande y dolorosa, particularmente durante la deposición.

Cuando los síntomas son menores, limitándose a algo de sangrado, picor e irritación, y un dolor reducido, es posible curar hemorroides desde el hogar, a través de cambios de dieta, ejercicio adecuado, abundante consumo de agua y prevención de la diarrea y el estreñimiento. También puedes elegir productos de venta libre como Argile Verte o sustancias naturales como castaño de Indias y nim, conocidos por sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.

Publicado en: Hemorroides | Coméntalo >


18 de enero de 2012

Características de las hemorroides trombosadas

Las hemorroides trombosadas son aquellas que presentan coágulos de sangre. La mayoría de las hemorroides de este tipo son púrpuras o azules, y tienen un aspecto realmente aterrador. Además, son muy dolorosas. A menudo pueden dar lugar a hemorragias. A pesar de todo, es posible tratarlas de tal manera que se vayan en cuestión de semanas.

Por el dolor que generan, en la mayoría de los casos puede ser conveniente tomar analgésicos. A pesar de que a veces es posible reducirlas a través de métodos naturales, muchos eligen la opción de removerlas a través de cirugía. Este tipo de hemorroides son la principal causa de sangrado anal. En la mayoría de los casos, esta condición no reviste peligro, pero siempre que se sufren hemorragias anales es necesario consultar a un médico. A veces, el sangrado puede ser síntoma de una afección más grave. Muchas personas con sangrado anal acuden al médico esperando un diagnóstico de hemorroides, y terminan descubriendo que se trata de cáncer anorrectal o alguna otra enfermedad que implique riesgo de muerte.

En el caso de que tengas hemorroides trombosadas, sentirás dolor al sentarte, al estar de pie, al caminar y al realizar una deposición. La mayoría de la gente no soporta el dolor y decide someterse a una intervención quirúrgica para curar hemorroides. Otros, que sí pueden manejar el dolor extremo, apelan a medidas naturales para tratar el problema por sus propios medios. Si no atacas el problema a tiempo, la condición se agravará.

Una forma de evitar que las hemorroides se trombosen es reduciendo la hinchazón. Si remojas tu zona anal dos o tres veces al día en agua tibia, verás cómo las hemorroides se empequeñecen drásticamente. Reducir la hinchazón implica normalizar el flujo sanguíneo, reduciendo la probabilidad de que se formen coágulos.

Otra forma de evitar las hemorroides trombosadas es consumiendo mucha fibra. La fibra suaviza la consistencia de las heces y te ayudará a reducir el esfuerzo durante la deposición. Come muchas frutas y vegetales. La alimentación tiene una gran incidencia en cualquier tratamiento de hemorroides. Por lo tanto, si comes mucha fibra reducirás la probabilidad de contraerlas. Pero si prefieres ingerir comidas procesadas, entonces serás más propenso a desarrollarlas.

También debes procurar tomar mucho líquido. Si no bebes suficiente agua, contraerás estreñimiento, lo cual te llevará a tener que realizar más esfuerzo durante la deposición, provocando hinchazón en las venas del recto.

Consumir mucho líquido y alimentos ricos en fibra es la mejor manera de prevenir las hemorroides.

Publicado en: Hemorroides | Coméntalo >


7 de febrero de 2011

Consejos para curar hemorroides trombosadas

Si estás buscando la forma de curar hemorroides trombosadas, este artículo es para ti. Hablaremos, en particular, sobre la importancia de mantenerse hidratado, evitar realizar presión excesiva al ir al baño y el uso de ciertos medicamentos para alcanzar una cura efectiva sin abandonar la comodidad del hogar.

1. Mantenerse hidratado
Uno de los mejores cambios que se pueden realizar en el propio estilo de vida es mantenerse permanentemente hidratado. La mayoría de los médicos recomienda beber ocho vasos de agua por día. Si quieres prevenir futuras hemorroides, entonces tendrás que evitar todo aquello que pueda deshidratarte. Aquí se incluyen los alimentos que contengan cafeína, como las gaseosas y el café. Si consumes cafeína, tu hígado tendrá que sobreexigirse para eliminar el agua de la sangre. La deshidratación dificultará en gran medida el paso de las heces. De esta manera, mantenerse hidratado será de gran ayuda a la hora de curar hemorroides… pero el solo hecho de tomar agua no será suficiente.

2. Evitar el esfuerzo
La mayor causa de las hemorroides trombosadas es el exceso de presión sobre la región intestinal. Por eso, evitar el esfuerzo durante la deposición puede ser muy útil. Al estar en el inodoro, evita el apuro y reduce el esfuerzo. De lo contrario, no harás más que empeorar tus hemorroides. También puedes querer tomar algunos laxantes a fin de evitar el estreñimiento. Al evitar que se genere presión excesiva durante la deposición, menor será tu probabilidad de desarrollar hemorroides en el futuro. Sin embargo, estas medidas son únicamente preventivas. Si quieres alcanzar una cura total para tus hemorroides trombosadas, entonces deberás tomar alguna medicación.

3. Usar medicación
El uso de ciertos medicamentos puede ofrecer la solución más rápida para curar hemorroides trombosadas. Son muchos los medicamentos que se pueden tomar sin acudir al médico. Los aerosoles hemorroidales se aplican bajo la lengua y son rápidamente absorbidos por el torrente sanguíneo, curando las hemorroides en corto tiempo. Su efectividad ha sido científicamente probada, y generalmente utilizan ingredientes puramente naturales. Por lo tanto, un spray hemorroidal constituye una excelente opción cuando se sufren hemorroides trombosadas.

Ahora que sabes cómo emprender un tratamiento de hemorroides trombosadas, ya no tendrás que preocuparte por ellas nunca más. Con estas simples medidas preventivas vivirás libre de hemorroides para siempre.

Publicado en: Consejos sobre hemorroides | Coméntalo >


abajo

Formas de Pago
y envío

Cómpralo ahora y recíbelo mañana

Gastos de envío GRATIS

Quiero comprarlo ahora Quiero comprarlo ahora
 bottom