Diferencias entre hemorroides y abscesos anales « Curar Hemorroides

top

¿Quieres librarte de las hemorroides?

¡Con Argile Verte Cattier puedes!

Producto homeopático sin contraindicaciones: Arcilla verde 100% natural,
importada del norte de Francia, sin químicos y muy fácil de usar:
Se aplica directamente sobre la hemorroide.
comprar ahora¡Envío en 24 hrs GRATIS!

¡En sólo 3 pasos!

  • 1. Aplica una capa gruesa sobre la hemorroide.
  • 2. Déjala secar durante 10 minutos.
  • 3. Aclara con agua tibia y sécate la piel.
  • Reduce el hinchazón y calma tu dolor
  •   Refresca inmediatamente
  • Regenera la piel alrededor de la hemorroide
  • ¡Mejora tu calidad de vida!

Comparte tu experiencia con otras personas

16 de noviembre de 2010

Diferencias entre hemorroides y abscesos anales

Los abscesos anales son un problema de salud muy desagradable que se prestan a fácil confusión con las hemorroides.

Para ser precisos, son una retención de pus en el área del ano o recto que tiende a presentarse en el canal rectal, aproximadamente en la misma área que las hemorroides internas.

Los abscesos anales aparecen en los tejidos blandos que rodean los esfínteres, donde se dan las hemorroides externas. La confusión se produce debido a su ubicación y sintomatología similar. Ambos se caracterizan por ser bultos dolorosos en una zona particularmente sensible, y a menudo surgen en relación a problemas de salud como estreñimiento o trastornos gastrointestinales. La principal diferencia radica en que los abscesos anales representan un problema de salud mucho más grave que las hemorroides.

Afortunadamente, los abscesos anales presentan algunos síntomas claros que pueden facilitar a diferenciarlos. Si bien tanto las hemorroides como estos se manifiestan como una protuberancia inflamada, hipersensible y cercana a la abertura anal, los abscesos anales suelen ser mucho más dolorosos.

Además, los abscesos anales ofrecen a menudo el estreñimiento relacionado con el dolor, secreción de pus, dolor abdominal extremo asociado con las deposiciones, dolor al cambiar de posición y fatiga constante. Los síntomas de abscesos anales de alto riesgo incluyen fiebre alta, sudoración nocturna, escalofríos, vómitos persistentes y completa incapacidad de deposición. Estos síntomas pueden indicar que el absceso ha irrumpido en el interior del cuerpo, dando lugar a una infección sistémica. Si usted experimenta cualquiera de estos síntomas de alto riesgo, debe dirigirse de inmediato a una sala de emergencias.

Sumado a ello, los abscesos anales son causados por una variedad de problemas. En la mayoría de los casos, una de las glándulas cerca de la abertura anal se bloquea por material extraño. Cuando se bloquea, empieza a llenarse de pus, que no es otra cosa que bacterias muertas y células inmunes. Los abscesos anales también pueden provenir de fisuras anales infectadas, trastornos intestinales (como la enfermedad de Crohn y divertículos), e incluso hemorroides infectadas. Las causas indirectas incluyen la diabetes, el SIDA / VIH o un régimen continuo de medicamentos supresores inmunes, tales como la leucemia.

Los abscesos anales siempre deben ser tratados por un médico. Pueden ser necesarios análisis de sangre y orina, inspección física y estudios de imagen para diagnosticar el tipo exacto de absceso que padece. Incluso si el absceso hace eclosión por sí mismo, de no ser tratado adecuadamente, tiende a repetirse. Un cirujano debe abrir el absceso, drenarlo, y cubrirlo con material antibacteriano por unos días. Se deja expuesto para su cura, en lugar de ser cosido. En caso de ser cerrado, podría generarse nuevamente y dar lugar a un nuevo absceso.

El tratamiento en tiempo y forma de los abscesos anales conduce a su pronta recuperación. Incluso pueden ser tratados de manera ambulatoria con antibióticos, analgésicos y ablandadores de heces para mantener a raya la infección, aliviando los síntomas.

Una buena higiene, incluyendo la limpieza con paños hidratados y baños de asiento, colabora a la recuperación rápida y total.

En caso de no tomar las medidas necesarias para solucionar la afección, pueden presentarse complicaciones innecesarias como trauma, dolor, infección sistémica y daños permanentes.

Publicado en: Hemorroides | 2 comentarios >


abajo

Formas de Pago
y envío

Cómpralo ahora y recíbelo mañana

Gastos de envío GRATIS

Quiero comprarlo ahora Quiero comprarlo ahora
 bottom