Argile Verte « Curar Hemorroides

top

¿Quieres librarte de las hemorroides?

¡Con Argile Verte Cattier puedes!

Producto homeopático sin contraindicaciones: Arcilla verde 100% natural,
importada del norte de Francia, sin químicos y muy fácil de usar:
Se aplica directamente sobre la hemorroide.
comprar ahora¡Envío en 24 hrs GRATIS!

¡En sólo 3 pasos!

  • 1. Aplica una capa gruesa sobre la hemorroide.
  • 2. Déjala secar durante 10 minutos.
  • 3. Aclara con agua tibia y sécate la piel.
  • Reduce el hinchazón y calma tu dolor
  •   Refresca inmediatamente
  • Regenera la piel alrededor de la hemorroide
  • ¡Mejora tu calidad de vida!

Comparte tu experiencia con otras personas

12 de agosto de 2010

Factores que incrementan el riesgo de desarrollar o empeorar las hemorroides

Las hemorroides pueden desarrollarse o empeorar con más facilidad debido a ciertas condiciones, como los hábitos intestinales, el estrés físico, y otros factores. Algunas de estas conductas de riesgo se pueden modificar para prevenir su aparición.

Factores que aumentan el riesgo de hemorroides:

1. Estreñimiento o diarrea persistentes. Estas condiciones pueden llevar a realizar esfuerzos en las deposiciones.
2. Exceso de peso.
3. Antecedentes familiares de hemorroides. Es posible heredar la tendencia a desarrollar hemorroides.
4. La edad. La mitad de las personas que mayores de 50 requiere tratamiento para las hemorroides.
5. Embarazo y parto. A medida que el feto crece durante los últimos 6 meses de embarazo, el volumen sanguíneo y la presión sobre los vasos sanguíneos pélvicos aumenta. El estrés físico del trabajo de parto también puede ocasionar la aparición de hemorroides o empeorar las ya existentes.
6. Enfermedad hepáticas, cardíacas, o ambas. Estas condiciones pueden causar que la sangre se acumule en la pelvis y el abdomen.

Factores que pueden empeorar las hemorroides:

1. Permanecer sentado o de pie demasiado tiempo. Esto puede ocasionar que la sangre se estanque en la zona anal y aumentar la presión sobre las venas.
2. Levantar frecuentemente elementos pesados o contener la respiración al levantarlos. Esto puede llevar a un repentino aumento de la presión en los vasos sanguíneos.

Publicado en: Prevencion de Hemorroides | Coméntalo >


31 de julio de 2010

Hemorroides como enfermedad laboral en conductores de camiones y transporte público

Frecuentemente se asocia las hemorroides con profesiones que demandan pasar mucho tiempo sentado. Esto, sin ser una regla general, se aplica sobremanera a los conductores de servicios de transporte público, camiones, etc., y eso es correcto, se trata de una enfermedad ocupacional que deriva de sus condiciones de trabajo, pero si toman medidas para tratarlas, estas mejorarán significativamente.

Permanecer sentado por largas horas crea una presión continua en el área rectal. Esto puede ocasionar una baja circulación y coágulos en el recto, derivando en el desarrollo de hemorroides. A esto muchas veces se suma una dieta pobre en fibras, la cual lleva a la constipación y sobrecarga intestinal, la mayor causa de hemorroides.

Consejos para evitar o mejorar las hemorroides:

1. No fuerce un movimiento intestinal. Si no siente la necesidad, abandone el baño y espere a que sea algo espontáneo.
2. Use toallas húmedas para evitar la irritación del área anal.
3. De ser posible, realice “baños sitz.” Estos se realizan colocando una bacinilla plástica sobre el bidet para sumergir el área rectal en agua caliente. El remojo por 10 ó 20 minutos varias veces al día calmará las hemorroides y relajará los músculos.
4. Coloque un paquete de hielo en el área anal, o un gel helado. Son más efectivos y fáciles de emplear que el hielo común. Emplearlos tras el “baño sitz” es particularmente efectivo. El frío contribuye a encoger las hemorroides y aliviar la picazón.
5. Utilice cremas humectantes. Calman la picazón y ardor.
6. Beba ocho o diez vasos de agua al día.
7. Emplee un laxante suave si necesita ayuda adicional. No combine laxantes con aceites minerales o lubricantes. Los laxantes pueden incrementar la absorción y toxicidad del aceite mineral, ocasionando inflamación en el hígado, bazo y los ganglios linfáticos.
8. Contribuya a aliviar su tracto digestivo con hierbas medicinales que reducen el ardor, picazón y sangrado de las hemorroides internas.
9. Use un enema para quitar impurezas y bacterias del recto.
10. Coma en horarios regulares todos los días para regular su sistema digestivo.
11. Elija comidas con alto contenido en fibras, pero bajas en carbohidratos y grasas. Evite los restaurantes de comida rápida y alimentos ricos en sodio.
12. Cuando realice una parada, camine y estire las extremidades.

Publicado en: Consejos sobre hemorroides, Prevencion de Hemorroides | Coméntalo >


24 de julio de 2010

5 mitos o verdades a medias sobre las hemorroides

Demasiada información sobre hemorroides circulando en la red, parte de ella correcta, parte no. Lo conveniente es organizarla y evaluarla, sin dar lugar a mitos o verdades a medias sobre esta enfermedad que, quédate tranquilo, tiene tratamiento.

1. Las hemorroides pueden transformarse en cáncer, o son un preludio al cáncer.

Totalmente falso. Son dos cosas diferentes. El cáncer es una enfermedad en la cual tus células comienzan a replicarse descontroladamente. Las hemorroides, en tanto, son simplemente el abultamiento de las venas, el cual motiva que el tejido blando que las rodea se inflame.

2. Uno de los ingredientes en las comidas responsable por el desarrollo de hemorroides es la pimienta negra.

Ni tanto ni tan poco. Si no toleras las comidas muy condimentadas y consumes muchas de ellas, pues claro, sin duda puedes tener un problema de hemorroides, picazón y demás. Pero esto alcanza a todos los condimentos fuertes, no sólo la pimienta negra. Para esto hay un tratamiento simple y económico: no cometas excesos en tus comidas.

3. Las hemorroides sólo aquejan a la tercera edad.

No, puede sucederle a cualquier persona. Es cierto que cuando envejeces, las paredes venosas se debilitan, con lo cual es más fácil desarrollar hemorroides. Los ejercicios de  Kegel, practicados apropiadamente, pueden ayudar a fortalecer las paredes venosas.

4. Sentarse mucho tiempo en aceras o suelos de concreto fríos causa hemorroides.

No importa donde te sientes. Es lo mismo. Pasar demasiado tiempo sentado ocasiona una presión extra en las paredes venosas de la parte inferior de tu cuerpo, tanto si montas a caballo como si descansas en un confortable sillón. Simplemente intenta levantarte y estirar las piernas cada tanto si trabajas sentado, para aliviar así la presión.

5. Las hemorroides siempre reaparecen y no pueden curarse por completo.

Equivocado. La reaparición de hemorroides se debe a que no has hecho nada con respecto a los factores que te llevaron a esa situación la primera vez. De manera que las puedes curar completamente. Aún más, también hay curas naturales a ellas.

Publicado en: General | 4 comentarios >


20 de julio de 2010

Ejercicios de Kegel para el tratamiento de hemorroides

Los ejercicios de Kegel son una serie de maniobras destinadas a fortalecer los músculos que sostienen el recto y, entre otros beneficios, contribuyen a fortalecer el área muscular afectada por las hemorroides.

Uno de los músculos situados en el piso pélvico tiene por nombre pubococcígeo. Se trata de un músculo de cierto grosor en forma de U que se extiende desde el hueso púbico, en la parte delantera de la pelvis, hasta el cóccix, o hueso de la cola. Este es el músculo que se fortalece durante los ejercicios de Kegel.

El éxito de los ejercicios Kegel radica en aplicar la técnica correcta y comprometerse a practicarlos con regularidad.

Para encontrar su músculo pubococcígeo, intente detener súbitamente el flujo de orina durante la micción. El músculo que debe contraer para esta acción es el músculo pubococcígeo. Si bien los músculos del abdomen y recto se contraen a la par, es el músculo pubococcígeo el que detiene el flujo de orina.

Luego de localizar el músculo y sentir cierto control sobre él, intente llevar a cabo los ejercicios Kegel. Los ejercicios son sencillos y se pueden realizar acostado, sentado o parado.

Ejercicio de ciclo largo
1. Contraiga el músculo pubococcígeo por 10 segundos.
2. Relaje el músculo pubococcígeo por 10 segundos.
3. Repita ambos pasos 15 veces. Tras completar el ejercicio de ciclo largo, relájese 30 segundos, luego inicie el ejercicio de ciclo corto.

Ejercicio de ciclo corto
1. Contraiga el músculo pubococcígeo  por 1 segundo, luego relájelo por 1 segundo.
2. Realice cada contracción y relajación 10 veces.
3. Repita ambos pasos 15 veces.

Respire normalmente para evitar que otros músculos se tensen mientras lleva a cabo los ejercicios Kegel. Puede ser de ayuda contar en voz alta. Relajar el músculo pubococcígeo es tan importante como contraerlo. Haciendo ambas cosas, fortalece el músculo y lo hace funcionar más efectivamente.

Practique ambos ejercicios todos los días hasta llegar a las 15 veces, eso le tomará solamente 10 minutos en total.

La mayor parte de las personas advierte una disminución en los síntomas dentro del primer mes de haber comenzado los ejercicios. Si su músculo pubococcígeo se encuentra muy débil, puede ser que no advierta diferencia alguna por varias semanas. Si no nota cambios tras haber realizado los ejercicios durante varias semanas, contacte a su médico para asegurarse que ha identificado correctamente el músculo pubococcígeo y practica los ejercicios de la manera adecuada.

Si experimenta algún dolor o molestias al realizar los ejercicios Kegel, contacte a su médico. Esta molestia puede indicar que requiere de asistencia especializada.

Publicado en: Ejercicios para Hemorroides | 2 comentarios >


abajo

Formas de Pago
y envío

Cómpralo ahora y recíbelo mañana

Gastos de envío GRATIS

Quiero comprarlo ahora Quiero comprarlo ahora
 bottom