Curar Hemorroides

top

¿Quieres librarte de las hemorroides?

¡Con Argile Verte Cattier puedes!

Producto homeopático sin contraindicaciones: Arcilla verde 100% natural,
importada del norte de Francia, sin químicos y muy fácil de usar:
Se aplica directamente sobre la hemorroide.
comprar ahora¡Envío en 24 hrs GRATIS!

¡En sólo 3 pasos!

  • 1. Aplica una capa gruesa sobre la hemorroide.
  • 2. Déjala secar durante 10 minutos.
  • 3. Aclara con agua tibia y sécate la piel.
  • Reduce el hinchazón y calma tu dolor
  •   Refresca inmediatamente
  • Regenera la piel alrededor de la hemorroide
  • ¡Mejora tu calidad de vida!

Comparte tu experiencia con otras personas

21 de junio de 2012

Los tratamientos de hemorroides más fáciles de implementar

A veces, las soluciones más simples son las que mejor funcionan. Esto es cierto, por ejemplo, en el caso de las hemorroides. En este artículo te ofreceremos algunos remedios naturales con eficacia comprobada para tratar esta afección.

1. Cambia tu dieta
Algunas comidas pueden aliviar las hemorroides, mientras que otras pueden agravarlas. Para curar hemorroides, lo ideal es que consumas alimentos ricos en fibra, granos, legumbres y avena. Consumir más frutas y vegetales también será de ayuda. Beber mucha agua y zumos frutales ayudará a aliviar el estreñimiento, lo cual terminará aliviando las hemorroides.

2. Haz ejercicio
El ejercicio es uno de los remedios naturales para hemorroides con más beneficios probados. El ejercicio mejora el sistema digestivo y reduce el estreñimiento. Si no te gusta hacer ejercicio, puedes empezar con actividades como correr, nadar o bailar, de manera de acostumbrarte al movimiento.  El ejercicio regular no sólo ayudará a curar hemorroides, también mejorará tu estado general de salud.

3. Adopta hábitos sanitarios saludables
Para reducir el dolor y la hinchazón asociados a las hemorroides, es importante que desarrolles buenos e higiénicos hábitos intestinales. No te esfuerces cuando sientas la necesidad de defecar. Espera al momento indicado para concretar la deposición. Procura utilizar papel suave y toallitas higiénicas para una buena limpieza.

4. Utiliza lubricantes y ablandadores fecales
Existen algunos tipos de ablandadores fecales y lubricantes que puedes usar para aliviar tu problema de hemorroides. Los ablandadores fecales basados en fibra están entre los más populares. Como el nombre lo sugiere, estos ablandadores vuelven más blandas tus heces y facilitan el proceso de defecación. La jalea de petróleo es otro tipo de lubricante que puedes utilizar.

5. Evita permanecer sentado o de pie por largos períodos de tiempo
Estar sentado o parado por mucho tiempo agrava las hemorroides. Eso por eso que algunos médicos piden a los pacientes de hemorroides que eviten este hábito. Pero si por alguna razón necesitas estar sentado por largos períodos, asegúrate de utilizar asientos cómodos, que tengan cojines.
Notarás que estos remedios naturales para hemorroides son bastante convencionales. Simplemente, exigen realizar algunos ajustes sobre nuestros hábitos cotidianos.

Publicado en: Tratamientos de Hemorroides | Coméntalo >


14 de junio de 2012

Los remedios hogareños más sencillos para el tratamiento de hemorroides

Las hemorroides son causadas por la hinchazón de los vasos sanguíneos de la región anal. Entre las causas de las hemorroides se incluyen la historia familiar, el estreñimiento, una alimentación pobre en fibra, la obesidad, el embarazo, el permanecer sentado o parado durante mucho tiempo, etc.
Existen muchos remedios caseros para hemorroides. Pueden reducirse a adoptar hábitos sanitarios saludables o a cambiar nuestra alimentación y estilo de vida.

1. Aliviar el dolor y la inflamación
1.1. Utiliza medicamentos de venta libre para aliviar el dolor. No olvides consultar a tu médico antes de adquirirlos.
1.2. Aplica compresas heladas varias veces al día. Siempre en períodos de 10 minutos. Luego, coloca una compresa helada sobre la región anal por otros 10 a 20 minutos.
1.3. Toma un baño de asiento. Llena la tina con el agua suficiente como para cubrir tu región anal. Mantente en remojo durante unos 15 minutos. Haz esto un par de veces al día, especialmente luego de la deposición. Esto ayudará a incrementar el flujo sanguíneo e incluso podría contribuir a reducir el tamaño de las venas hinchadas.

2. Evita agravar tu condición
2.1. Seca el ano suavemente con papel higiénico húmedo, toallitas higiénicas o toallitas para bebé. Aplica agentes limpiadores luego de cada deposición.
2.2. Evita frotar la región anal.
2.3. Enjuaga la zona afectada en la regadera o en un bidet. Luego de limpiarte, pasa suavemente una toalla suave o una tela.
2.4. Utiliza jabones que no contengas colorantes ni perfume.

3. Ponte cómodo
3.1. Si es necesario, tómate uno o dos días y descansa en la cama. Esto ayudará a eliminar presión de las venas inflamadas e irritadas.
3.2. Si estás embarazada, duerme de costado. O boca arriba, pero con una almohada bajo tus caderas. Esto ayudará a disminuir la hinchazón.
3.3. Evita estar sentado por largos períodos de tiempo.
3.4. Evita levantar objetos pesados.
3.5. Utiliza prendas de algodón para evitar que se acumule humedad.
3.6. Utiliza ropa suelta para reducir la presión sobre la región anal.

4. Mantén un estilo de vida saludable
4.1. Consume suficiente cantidad de fibra. La fibra ayuda a hacer la deposición más natural. Esto puede evitar el esfuerzo que suele derivar en el desarrollo el agravamiento de hemorroides.
4.2. Bebe adecuadas cantidades de agua. Esto hará que las heces sean más blandas y fáciles de liberar.
4.3. Reduce tu consumo de sal. La sal puede causar retención de líquidos y hacer que tu cuerpo o los vasos sanguíneos se hinchen.
4.4. Haz suficiente ejercicio
4.5. Evita realizar esfuerzo durante la defecación.
La mayoría de los remedios caseros para hemorroides son fáciles de implementar y no causan efectos secundarios. Recuerda: las hemorroides se pueden curar fácilmente y desde el hogar.

Publicado en: General | Coméntalo >


7 de junio de 2012

Cinco métodos efectivos para aliviar las hemorroides

Si notas manchas de sangre brillantes en el papel higiénico luego de realizar una deposición, es hora de que busques un buen tratamiento de hemorroides. Esto implica no sólo la reducción de las almorranas, sino también el alivio del dolor y el picor asociados a ellas. En este artículo, te brindaremos algunas formas de obtener alivio.

  1. Mejora tu alimentación. Sí, adoptar una dieta superior puede ser de gran ayuda. Es aconsejable incrementar el consumo de fibra para evitar el estreñimiento. Te sorprenderás de lo poco que tarda este método en ofrecer resultados. Cereales, vegetales de hoja verde, granos enteros y frutas cítricas pueden brindarte el alivio que necesitas.
  2. Mejora tus hábitos sanitarios. La forma en que usas el baño también es importante. Verás, cuando estés sentado en el inodoro por mucho tiempo (más de cinco minutos), no harás más que agravar el problema, ya que estarás añadiendo demasiada presión sobre los intestinos. Debes empezar a controlar el tiempo que pasas en el baño. Una buena idea es utilizar un reposapiés durante la deposición para disminuir el esfuerzo y contribuir al alivio de las hemorroides. Una limpieza cuidadosa también puede ayudar a aliviar las hemorroides, en la medida en que no incremente la hinchazón de las venas.
  3. Duerme con tus piernas elevadas. Esta postura hace que el flujo de sangre se normalice y disminuye la presión sobre las venas, aliviando así las hemorroides. Puedes elevar tus piernas simplemente utilizando una almohada o dos bajo tus tobillos. También puedes colocar una almohada a cada lado para poder cambiar de posición sin que las piernas dejen de estar en alto. Ésta es una de las maneras más sencillas de aliviar el dolor que las hemorroides producen.
  4. Evita el sedentarismo. El alivio también puede obtenerse a través del movimiento continuo. Mantenerse sentado o de pie durante largas horas no hará otra cosa que inflamar aun más las venas. Para el alivio de las hemorroides, lo correcto es tomar algunos breves descansos y estirar los músculos o caminar. También puedes iniciar una rutina de ejercicio físico. Algunas personas aseguran que realizar demasiado ejercicio puede agravar las hemorroides. Aunque esto puede ser cierto, los síntomas añadidos suelen irse por su propia cuenta. Por lo tanto, es bueno seguir realizando ejercicio. De hecho, puede mejorar la circulación sanguínea, aliviando las hemorroides.
  5. Utiliza agentes lubricantes. Sólo en el caso de que sufras estreñimiento con frecuencia, puedes utilizar algunos agentes lubricantes además de consumir fibra. Los lubricantes pueden brindar alivio al hacer que las heces sean liberadas más fácilmente a través del ano. Aplicar jalea de petróleo con un bastoncillo de algodón sobre la región anal también puede brindar un rápido alivio.

A través de estos simples métodos, podrás reducir las hemorroides y aliviar sus síntomas más molestos.

Publicado en: General | Coméntalo >


28 de mayo de 2012

Hemorroides y pólipos rectales

Existen muchas similitudes entre las hemorroides internas y los pólipos rectales. Ambas afecciones atacan la zona anorrectal y se relacionan con protuberancias en la parte inferior del recto.

Los pólipos rectales son bultos carnosos situados en el revestimiento del intestino grueso, aunque también pueden surgir en otras partes del colon. Estas protuberancias son muy comunes y su incidencia se incrementa con el paso del tiempo: cerca del 50% de las personas de 50 años sufrirán esta afección en algún momento de su vida.

El mayor peligro de estas protuberancias es que en algunos casos pueden volverse malignas y dar lugar al cáncer de colon, uno de los más peligrosos.
Las hemorroides, por su parte, son venas hinchadas, inflamadas y dolorosas en la zona inferior del recto o del ano. Estos tejidos inflamados son muy comunes en mujeres embarazadas y en adultos mayores. Ocurren como resultado de un incremento de la presión sobre las venas del ano, que las lleva a hincharse y volverse dolorosas.

Ambas afecciones pueden ser asintomáticas y presentar sangrado rectal intermitente e indoloro. Sin embargo, existen algunas diferencias entre ellas.

1. Los pólipos rectales son tumores benignos que pueden transformarse en malignos con el paso del tiempo. Es por eso que los médicos suelen cortar una pequeña parte de estas protuberancias para hacerlas analizar en un laboratorio donde se examine la posible presencia de células cancerígenas.
Las hemorroides internas, por otra parte, no son tumores, sino racimos de venas dilatadas rodeadas por tejidos también inflamados. No se vuelven malignas y generalmente no presentan grandes riesgos a la salud.

2. Los pólipos pueden causar dolor abdominal, mientras que las hemorroides suelen causar dolor en el ano. Las hemorroides suelen llevar al estreñimiento, de la misma forma que el estreñimiento suele llevar a las hemorroides.

3. Debido a su capacidad de transformarse en tumores malignos, los pólipos suelen tratarse con procedimientos quirúrgicos. Si pueden ser totalmente removidos, su probabilidad de convertirse en tumores con el paso del tiempo se reducirá notablemente.
Las hemorroides, en cambio, pueden tratarse con simples cambios en nuestro estilo de vida en combinación con remedios herbales. La cirugía sólo se reserva para casos severos que, en general, no han sido tratados a tiempo y por eso han desarrollado complicaciones.

4. Las hemorroides se pueden prevenir exitosamente a través de cambios simples como realizar ejercicio, cambiar tu alimentación y consumir mucho líquido. Estas modificaciones, por otra parte, no tienen efecto en la curación de los pólipos rectales.

Publicado en: Enfermedades | Coméntalo >


abajo

Formas de Pago
y envío

Cómpralo ahora y recíbelo mañana

Gastos de envío GRATIS

Quiero comprarlo ahora Quiero comprarlo ahora
 bottom