Curar Hemorroides

top

¿Quieres librarte de las hemorroides?

¡Con Argile Verte Cattier puedes!

Producto homeopático sin contraindicaciones: Arcilla verde 100% natural,
importada del norte de Francia, sin químicos y muy fácil de usar:
Se aplica directamente sobre la hemorroide.
comprar ahora¡Envío en 24 hrs GRATIS!

¡En sólo 3 pasos!

  • 1. Aplica una capa gruesa sobre la hemorroide.
  • 2. Déjala secar durante 10 minutos.
  • 3. Aclara con agua tibia y sécate la piel.
  • Reduce el hinchazón y calma tu dolor
  •   Refresca inmediatamente
  • Regenera la piel alrededor de la hemorroide
  • ¡Mejora tu calidad de vida!

Comparte tu experiencia con otras personas

14 de agosto de 2012

Algunas ideas para curar hemorroides externas

Las hemorroides externas son la clase de almorranas más dolorosa. A menudo, aparecen como consecuencia de un esfuerzo excesivo durante la defecación. Además, la condición también puede aparecer como consecuencia del exceso de grasas que se consumen y de la falta de fibra. También peude deberse a embarazo, obesidad, diarrea, estreñimiento crónico y cirrosis. Sabrás que estás sufriendo de hemorroides externas cuando notes síntomas como la presencia de sangre en las heces, hinchazón alrededor de la zona anal, sensación de quemazón, dolor e irritación. La hinchazón puede ser severa o moderada, pero puede no presentarse todo el tiempo, ya que en muchos casos sólo se nota luego de la defecación.

Tratamiento de hemorroides externas
Para curar hemorroides externas existen muchos procedimientos quirúrgicos indoloros. Uno de los más comunes es la ligadura con banda elástica, donde se coloca una banda en la base de la vena hemorroidal para restringir la circulación sanguínea. Una vez que el flujo de sangre se detiene, la vena afectada se secará y, eventualmente, se desprenderá. También puede utilizarse tratamiento láser. La corriente eléctrica proveniente del dispositivo láser ayudará a cortar el flujo de sangre hacia las venas y eliminará el problema. La hemorroidectomía es otra opción habitual para curar hemorroides externas. En este procedimiento, las venas hemorroidales se extirpan, brindando un alivio permanente contra esta afección. Otro procedimiento disponible es el uso de una solución química que se inyecta en la membrana mucosa. Esta solución puede reducir la sangre y “desinflar” las venas afectadas. Otra técnica útil es la fotocoagulación infrarroja.

Remedios naturales para hemorroides externas
Algunas personas prefieren no someterse a los procedimientos quirúrgicos arriba mencionados, a pesar de que son los más indoloros y los menos invasivos. La mayoría de los pacientes de hemorroides prefieren remedios naturales, en lugar de cirugías y medicamentos. Entre los más utilizados se incluyen los siguientes:

* Los baños de asiento en agua tibia pueden ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón asociados a las hemorroides
* Puedes utilizar ungüentos o cremas, así como jalea de petróleo, para minimizar el picor y la sensación de quemazón.
* Las compresas heladas también son eficientes.
* Los laxantes, a menudo, tambíén se utilizan para el tratamiento de hemorroides externas, ya que son útiles para ablandar las heces, reduciendo el riesgo de realizar demasiado esfuerzo durante la deposición.

Prevención de hemorroides externas
Además de las opciones quirúrgicas y los remedios caseros disponibles para esta condición, existen medidas preventivas que pueden resultar de utilidad. Estas medidas son de ayuda para evitar que la condición vuelva a aparecer en el futuro. Ten en cuente que la alimentación juega un rol importante a la hora de lidiar con hemorroides externas. Si eres propenso a reducir esta condición, es necesario que mantengas una dieta adecuadamente balanceada que tenga un alto contenido de fibra, además de mucha agua. Debe evitarse el sedentarismo y realizar toda la actividad física que sea posible. Recuerda que no tienes que preocuparte cuando notes síntomas de hemorroides, ya que podrás manejar adecuadamente este problema siempre que conozcas remedios efectivos para combatirlo.

Publicado en: Curar Hemorroides | Coméntalo >


7 de agosto de 2012

¿Qué factores causan las hemorroides?

Las hemorroides constituyen uno de los problemas de salud más comunes tanto en hombres como en mujeres. Incluso aunque existan muchos artículos publicados en libros médicos o en Internet acerca del tema, la razón por la cual una persona desarrolla hemorroides sigue siendo un misterio para mucha gente.

En realizar, son muchos los factores asociables al desarrollo de estos pequeños bultos en la región anal, pero no hay una causalidad probada entre estos diferentes elementos de riesgo. Entre ellos se incluyen la diarrea frecuente, el esfuerzo durante la defecación, acciones involuntarias como toses, estornudar o vomitar; estar sentado durante largos períodos de tiempo, levantar objetos pesados, estar excedido de peso, problemas digestivos o hepáticos, el sexo anal, una dieta baja en fibra y el embarazo. Sin embargo, la causalidad no ha sido plenamente determinada hasta el momento.

Existen otras posibles causas ampliamente conocidas para esta afección. Durante el embarazo, especialmente en el tercer trimestre, el crecimiento del feto hace que el útero sea mayor en tamaño y comprima los intestinos, causando dificultad para liberar las heces y un debilitamiento de los músculos anales. Lo mismo se aplica para el exceso de esfuerzo durante la defecación, que no sólo causa una oclusión en el suministro de sangre alrededor de la región anal, sino que además incrementa la presión sobre la hemorroide.

Una teoría con muchos adeptos acerca de los orígenes de este problema es que el desarrollo de la hemorroide comienza con el estreñimiento y el debilitamiento de los músculos anales. Una dieta baja en fibra, la incapacidad de concretar la deposición o una enfermedad que dificulte esta tarea son algunas de las causas por las cuales alguien puede adquirir estreñimiento, haciendo que las heces se endurezcan y sean más difíciles de empujar por los intestinos. Esta situación, a largo plazo, lleva al desarrollo de una fuerza de tracción que arrastra hacia afuera las paredes del intestino grueso. Sin embargo, en la medida en que los músculos y los tejidos de apoyo se mantengan firmes, la hemorroide no se hinchará. Pero cuando la estructura se debilita como consecuencia de envejecimiento u otras condiciones, las paredes anales forzadas empezarán a correrse de su lugar y darán lugar a dichas protuberancias.

Ésta es apenas una de las muchas teorías acerca de la causa de esta enfermedad, pero la principal razón por la cual se producen las hemorroides no ha sido establecida hasta el momento. La importancia de poder conocer las causas de hemorroides es que de esa manera esta condición puede manejarse con mayor facilidad y podrá prevenirse la recurrencia de esta afección.

Publicado en: Hemorroides | Coméntalo >


30 de julio de 2012

Tres causas frecuentes de hemorroides

Las causas de las hemorroides son todas aquellas que puedan generar tensión en las venas rectales. Pero, en la mayoría de los casos, se producen por alguno de los siguientes factores:

1. Alimentación baja en fibra
La dieta occidental suele contener bajos niveles de fibra. Se trata de uno de los factores más importantes para el desarrollo de hemorroides. La ingesta diaria de fibra de una persona normal es de 10 gramos, pero nuestro cuerpo necesita al menos 30 gramos para satisfacer sus necesidades. Si tu dieta no incluye frutas ni verduras, seguramente estés consumiendo menos fibra de la que necesitas. Nos referimos a frutas frescas (sin procesar) y a vegetales de hoja verde.

Aunque la fibra no es especialmente nutritiva, sí facilita la excreción de las heces, al humidificar la materia fecal. También ofrece otras ventajas, como ralentizar la liberación de azúcar y evitar el hambre.

Ante la falta de fibra, sucede el estreñimiento, ya que los intestinos encuentran dificultades para transportar los desechos. Los tejidos internos del recto serán susceptibles a la hinchazón que deriva en las hemorroides, ya que deberás ejercer una fuerza mayor para defecar.

2. Embarazo
Las mujeres embarazadas tienen una alta probabilidad de desarrollar hemorroides. El peso del feto en el interior del útero añade una enorme presión a las venas rectales, bloqueando el flujo sanguíneo y llevando a su hinchazón. En quienes sufrieran el problema previamente al embarazo, la condición se agravará.

El cuerpo también segrega mayores niveles de progesterona con el fin de construir un ambiente interno adecuado para el crecimiento del niño, y mantener a la madre en un  estado emocional relajado. Lamentablemente, los músculos de los intestinos también se relajarán, llevando al estreñimiento y dando lugar a la aparición de hemorroides.

Además, el proceso del nacimiento, en sí mismo, lleva a la hinchazón de las venas anales debido al esfuerzo que implica. El alumbramiento del niño, en particular, genera presión sobre todos los músculos del cuerpo, especialmente los rectales, lo cual daña los tejidos y los vuelve más propensos a desarrollar hemorroides.

Las madres que no sufrieron de hemorroides durane el embarazo pueden contraerlas durante las labores de parto. Las altas cantidades de progesterona liberadas luego del embarazo pueden dar lugar al estreñimiento, por sus efectos sobre la actividad intestinal.

3. Hábitos sedentarios
Nos referimos aquí a la tendencia a estar constantemente sentados. La mayoría de los trabajos actuales exige estar mucho tiempo sentados frente al ordenador, leyendo y escribiendo documentos. Incluso nuestras horas dentro de casa son sedentarias, ya que las dedicamos al ordenador o a la televisión.

Estar sentado añade la presión de toda la parte superior del cuerpo sobre las nalgas, incluyendo los tejidos del canal anal. Estos delicados tejidos, eventualmente, sucumben ante esta enorme tensión, y se hinchan en la forma de hemororides.

Publicado en: Hemorroides | Coméntalo >


16 de julio de 2012

Tres molestos síntomas de hemorroides

Existen muchas ideas equivocadas sobre las hemorroides, a tal punto que muchos no saben bien qué son. Las hemorroides son venas hinchadas en la región anal, como consecuencia de un esfuerzo muscular excesivo o cualquier otro factor que genere la acumulación de sangre en la zona inferior del cuerpo. Quienes las padecen experimentan una serie de síntomas muy molestos, de los cuales los siguientes tres son los más comunes:

1. Sangre en las heces. Éste es uno de los síntomas más comunes. La razón para que se manifieste es que las venas de las paredes anales se hinchan y a menudo se dañan, dejando rastros de sangre en la materia fecal. Este síntoma también está presente en personas con cáncer de colon; por eso, es importante consultar a un médico para determinar la verdadera causa de su aparición. La detección temprana siempre es importante, y especialmente en una enfermedad como el cáncer.

2. Dolor. Las personas que sufren de esta condición, a menudo, sienten dolor especialmente cuando defecan. Esto ocurre principalmente porque las venas anales están inflamadas o irritadas, causando mucho dolor. A veces, el dolor es tan insenso que la persona que lo sufre se ve impedida de realizar tareas tan simples como sentarse. Si el dolor llega a este punto, será imprescindible buscar inmediatamente a un médico que sepa administrarnos un tratamiento de hemorroides efectivo.

3. Picor. Este particular síntoma se debe a que las venas hinchadas suelen estar, también, irritadas. La irritación genera la segregación de una sustancia mucosa, que al entrar en contacto con las zonas irritadas del ano, causa esta sensación. Algunas cremas de venta libre, como las basadas en olmo escocés, pueden aliviar este síntoma temporalmente. Es importante no rascarse en la zona donde nos pica, ya que puede causar una infección.

Éstos son los tres principales síntomas de hemorroides a los que deberías prestar atención. Siempre consulta a tu médico si sientes que algo anda mal en tu cuerpo.

Publicado en: Hemorroides | Coméntalo >


abajo

Formas de Pago
y envío

Cómpralo ahora y recíbelo mañana

Gastos de envío GRATIS

Quiero comprarlo ahora Quiero comprarlo ahora
 bottom