Hemorroides y pólipos rectales

Hemorroides y pólipos rectales « Curar Hemorroides

top

Comparte tu experiencia con otras personas

< Las hemorroides y la diabetes

Cinco métodos efectivos para aliviar las hemorroides >



28 de mayo de 2012

Hemorroides y pólipos rectales

Existen muchas similitudes entre las hemorroides internas y los pólipos rectales. Ambas afecciones atacan la zona anorrectal y se relacionan con protuberancias en la parte inferior del recto.

Los pólipos rectales son bultos carnosos situados en el revestimiento del intestino grueso, aunque también pueden surgir en otras partes del colon. Estas protuberancias son muy comunes y su incidencia se incrementa con el paso del tiempo: cerca del 50% de las personas de 50 años sufrirán esta afección en algún momento de su vida.

El mayor peligro de estas protuberancias es que en algunos casos pueden volverse malignas y dar lugar al cáncer de colon, uno de los más peligrosos.
Las hemorroides, por su parte, son venas hinchadas, inflamadas y dolorosas en la zona inferior del recto o del ano. Estos tejidos inflamados son muy comunes en mujeres embarazadas y en adultos mayores. Ocurren como resultado de un incremento de la presión sobre las venas del ano, que las lleva a hincharse y volverse dolorosas.

Ambas afecciones pueden ser asintomáticas y presentar sangrado rectal intermitente e indoloro. Sin embargo, existen algunas diferencias entre ellas.

1. Los pólipos rectales son tumores benignos que pueden transformarse en malignos con el paso del tiempo. Es por eso que los médicos suelen cortar una pequeña parte de estas protuberancias para hacerlas analizar en un laboratorio donde se examine la posible presencia de células cancerígenas.
Las hemorroides internas, por otra parte, no son tumores, sino racimos de venas dilatadas rodeadas por tejidos también inflamados. No se vuelven malignas y generalmente no presentan grandes riesgos a la salud.

2. Los pólipos pueden causar dolor abdominal, mientras que las hemorroides suelen causar dolor en el ano. Las hemorroides suelen llevar al estreñimiento, de la misma forma que el estreñimiento suele llevar a las hemorroides.

3. Debido a su capacidad de transformarse en tumores malignos, los pólipos suelen tratarse con procedimientos quirúrgicos. Si pueden ser totalmente removidos, su probabilidad de convertirse en tumores con el paso del tiempo se reducirá notablemente.
Las hemorroides, en cambio, pueden tratarse con simples cambios en nuestro estilo de vida en combinación con remedios herbales. La cirugía sólo se reserva para casos severos que, en general, no han sido tratados a tiempo y por eso han desarrollado complicaciones.

4. Las hemorroides se pueden prevenir exitosamente a través de cambios simples como realizar ejercicio, cambiar tu alimentación y consumir mucho líquido. Estas modificaciones, por otra parte, no tienen efecto en la curación de los pólipos rectales.

Coméntalo >

Publicado en: Enfermedades

No hay comentarios

Dejar un comentario

abajo

Formas de Pago
y envío

Cómpralo ahora y recíbelo mañana

Gastos de envío GRATIS

Quiero comprarlo ahora Quiero comprarlo ahora
 bottom