Enfermedades « Curar Hemorroides

top

¿Quieres librarte de las hemorroides?

¡Con Argile Verte Cattier puedes!

Producto homeopático sin contraindicaciones: Arcilla verde 100% natural,
importada del norte de Francia, sin químicos y muy fácil de usar:
Se aplica directamente sobre la hemorroide.
comprar ahora¡Envío en 24 hrs GRATIS!

¡En sólo 3 pasos!

  • 1. Aplica una capa gruesa sobre la hemorroide.
  • 2. Déjala secar durante 10 minutos.
  • 3. Aclara con agua tibia y sécate la piel.
  • Reduce el hinchazón y calma tu dolor
  •   Refresca inmediatamente
  • Regenera la piel alrededor de la hemorroide
  • ¡Mejora tu calidad de vida!

Comparte tu experiencia con otras personas

28 de mayo de 2012

Hemorroides y pólipos rectales

Existen muchas similitudes entre las hemorroides internas y los pólipos rectales. Ambas afecciones atacan la zona anorrectal y se relacionan con protuberancias en la parte inferior del recto.

Los pólipos rectales son bultos carnosos situados en el revestimiento del intestino grueso, aunque también pueden surgir en otras partes del colon. Estas protuberancias son muy comunes y su incidencia se incrementa con el paso del tiempo: cerca del 50% de las personas de 50 años sufrirán esta afección en algún momento de su vida.

El mayor peligro de estas protuberancias es que en algunos casos pueden volverse malignas y dar lugar al cáncer de colon, uno de los más peligrosos.
Las hemorroides, por su parte, son venas hinchadas, inflamadas y dolorosas en la zona inferior del recto o del ano. Estos tejidos inflamados son muy comunes en mujeres embarazadas y en adultos mayores. Ocurren como resultado de un incremento de la presión sobre las venas del ano, que las lleva a hincharse y volverse dolorosas.

Ambas afecciones pueden ser asintomáticas y presentar sangrado rectal intermitente e indoloro. Sin embargo, existen algunas diferencias entre ellas.

1. Los pólipos rectales son tumores benignos que pueden transformarse en malignos con el paso del tiempo. Es por eso que los médicos suelen cortar una pequeña parte de estas protuberancias para hacerlas analizar en un laboratorio donde se examine la posible presencia de células cancerígenas.
Las hemorroides internas, por otra parte, no son tumores, sino racimos de venas dilatadas rodeadas por tejidos también inflamados. No se vuelven malignas y generalmente no presentan grandes riesgos a la salud.

2. Los pólipos pueden causar dolor abdominal, mientras que las hemorroides suelen causar dolor en el ano. Las hemorroides suelen llevar al estreñimiento, de la misma forma que el estreñimiento suele llevar a las hemorroides.

3. Debido a su capacidad de transformarse en tumores malignos, los pólipos suelen tratarse con procedimientos quirúrgicos. Si pueden ser totalmente removidos, su probabilidad de convertirse en tumores con el paso del tiempo se reducirá notablemente.
Las hemorroides, en cambio, pueden tratarse con simples cambios en nuestro estilo de vida en combinación con remedios herbales. La cirugía sólo se reserva para casos severos que, en general, no han sido tratados a tiempo y por eso han desarrollado complicaciones.

4. Las hemorroides se pueden prevenir exitosamente a través de cambios simples como realizar ejercicio, cambiar tu alimentación y consumir mucho líquido. Estas modificaciones, por otra parte, no tienen efecto en la curación de los pólipos rectales.

Publicado en: Enfermedades | Coméntalo >


24 de mayo de 2012

Las hemorroides y la diabetes

Aunque muchos diabéticos aseguran ser especialmente propensos a sufrir hemorroides, esta afección tiene más que ver con la alimentación y el estilo de vida que con la diabetes. Una dieta rica en alimentos procesados y una rutina sedentaria, ya sea por trabajo o por placer, pueden llevar a su formación.

Si tienes entre 20 y 50 años, puedes tener un excelente nivel de salud general y sin embargo desarrollar hemorroides con cierta frecuencia. La clave es la prevención. Cambia tu estilo de vida añadiendo algo de ejercicio y algunos cambios en tu alimentación y mantendrás las hemorroides alejadas para siempre.

Incrementa tu ingesta de fibra. Obtenla de la naturaleza. Las frutas frescas, los vegetales y los productos basados en granos enteros deben tener un papel especial en tu alimentación diaria. Sólo utiliza suplementos o preparados químicos en caso de que necesites fibra adicional.

Otra buena opción es adquirir semillas de lino frescas y molerlas como sea necesario. Las semillas de lino que se almacenan durante mucho tiempo tienden a perder sus propiedades saludables y se vuelven rancias. Por eso, siempre guárdalas en el refrigerador. Las semillas de lino que permanecen durante mucho tiempo en los estantes de las farmacias están llenas de conservantes químicos que permiten su almacenamiento en esas condiciones. Al ingerir este cóctel químico no harás más que obstruir tu camino hacia un estilo de vida más saludable.

El ejercicio de bajo impacto (como caminar) en períodos de apenas 10 minutos por día ayudan a mantener las heces blandas y húmedas (lo cual acelera la tasa a la cual las comidas viajan por el tracto digestivo), estimulando una deposición fácil y rápida.

Bebe mucha agua para mantenerte hidratado. Esto no sólo ayuda a todo los órganos del cuerpo, sino que además contribuye a facilitar la deposición manteniendo un flujo de heces rápido y suave.

Evita consumir cantidades excesivas de café (tanto regular como descafeinado), el alcohol y algunas especias fuertes (como chile y pimiento de cayena). La digestión permanente de estas sustancias lleva a la deshidratación y a la inflamación, lo cual afecta a los tejidos externos de la piel.

Quienes tengan trabajos de escritorio deben acostumbrarse a levantarse y ponerse en movimiento al menos de tres a cinco minutos por día. Estar sentado largos períodos de tiempo genera una presión continua que es perjudicial para los nervios y los tejidos sensitivos, llevando al crecimiento de las hemorroides.

Relájate, o al menos aprende a manejar tus niveles de estrés. Si posees una personalidad tipo A (agresiva), ten en cuenta que toda esa presión autoimpuesta afecta a tu sistema digestivo agravando tu sistema nervioso, el centro de control para una buena digestión en el cuerpo humano.

Publicado en: Enfermedades | Coméntalo >


28 de enero de 2012

Identificar correctamente los síntomas de hemorroides

Las hemorroides son dolorosas, pican y a menudo es difícil deshacerse de ellas. Por suerte, en el campo de la medicina siempre se realizan nuevos estudios que apuntan a encontrar causas y soluciones a este problema.

Son muchos los mitos y los malentendidos que circulan alrededor de las hemorroides. Por ejemplo, algunas personas creen que las hemorroides pueden conducir al cáncer colorrectal. De acuerdo con estudios médicos, los síntomas del cáncer y los de las hemorroides pueden ser similares, pero las hemorroides no causan el cáncer.

Síntomas similares

Tanto las hemorroides como el cáncer colorrectal pueden implicar dolor y picor. Muchas personas que han sufrido estos síntomas acuden al médico para obtener un tratamiento de hemorroides, pero cuando éste no da resultado, terminan descubriendo que en realidad se trata de cáncer.

El sangrado es otro síntoma común entre las hemorroides y el cáncer colorrectal. Muchas personas, especialmente las que ya han tenido hemorroides, no consideran la posibilidad de que su afección sea más grave que lo que imaginan hasta que el cáncer es tan avanzado que la probabilidad de curarse por completo es muy reducida. Siempre que se observa sangre en el recto o en el ano, hay que consultar al médico.

Otra situación común al cáncer y a las hemorroides es un cambio en el ritmo de deposiciones. El estreñimiento y la diarrea son causa de hemorroides y síntoma de cáncer, así como de otros problemas médicos.

Tanto las hemorroides como el cáncer colorrectal pueden llevar a tener una sensación de total plenitud luego de la deposición. Como la hinchazón de las hemorroides puede ser una de las causas de este fenómeno, muchas personas ignoran la sensación creyendo que es normal por tratarse de hemorroides. Lo es, pero tambíén es normal en casos de cáncer.

Tomar las medidas necesarias y mantenerse bajo supervisión médica podría terminar salvando tu vida. No asumas que tienes simplemente un problema de hemorroides si tienes cualquiera de los síntomas que también pueden significar cáncer colorrectal. Está demostrado que tener hemorroides es uno de los posibles síntomas del cáncer.

Habla con tu médico, identifica adecuadamente el problema y estarás haciendo lo necesario para evitar que tu salud se deteriore.

Publicado en: Enfermedades, Hemorroides | Coméntalo >


3 de marzo de 2010

Enfermedadades vasculares relacionadas con las hemorroides

Las enfermedades de las arterias pueden conducir al bloqueo arterial, aneurismas de la aorta, enfermedad de Buerger y el fenómeno de Raynaudss. Enfermedades de las venas varicosas pueden conducir a coágulos de sangre, embolia pulmonar, flebitis o venas varicosas. La arteria bloqueada es similar a las arterias coronarias, arterias periféricas pueden ser bloqueadas por la placa.

¿Qué causa la obstrucción de la arteria? PVD puede ser resultado de una condición conocida como arteriosclerosis (se forma una sustancia cérea dentro de las arterias). Esta sustancia se llama placa. Está hecho de colesterol, grasa, calcio, coagulación de la sangre y de un material llamado fibrina.

Cuando la placa se acumula suficiente dentro de una arteria, la arteria se obstruye y el flujo sanguíneo sea lento o se detiene. El flujo de sangre lenta puede causar “isquemia”, lo que significa que las células del cuerpo no reciben suficiente oxígeno.

Mientras obstrucción de las arterias coronarias (arterias que suministran sangre al corazón) puede conducir a un infarto y obstrucción de las arterias carótidas (arterias que irrigan la cabeza con sangre) puede conducir a un accidente cerebrovascular. Obstrucción de las arterias periféricas en la parte inferior, sobre todo los calambres y dolor en las piernas.

Los factores de riesgo para la aterosclerosis en las arterias periféricas son las mismas de la aterosclerosis en las arterias coronarias. Tabaquismo, diabetes, presión arterial y el colesterol alto se cree que lleva al desarrollo de la placa. Los pacientes, posiblemente se sentirá dolor en las pantorrillas, los muslos o las nalgas, según el lugar de la obstrucción. Normalmente, la cantidad de dolor es un signo de cuán serio es el bloqueo.

Publicado en: Enfermedades | Coméntalo >


abajo

Formas de Pago
y envío

Cómpralo ahora y recíbelo mañana

Gastos de envío GRATIS

Quiero comprarlo ahora Quiero comprarlo ahora
 bottom